Martillos

Supongo que es tentador, si solo tienes un martillo, tratar a todo como si fuera un clavo” (Abraham Maslow)

 Puede resultar en verdad tentador, a más de desahogado, intentar explicar y solucionarlo todo con una sola herramienta con la que nos sintamos cómodos o familiarizados, sea ésta un martillo, una teoría, idea, prejuicio o creencia. Sirva como metáfora de la actualidad el citado aforismo, una proposición atribuible a Mark Twain (incluso a Oscar Wilde) que Maslow popularizara y que su tocayo, el filósofo conductista Kaplan, la acabaría expresando más gráficamente si cabe: “si le das a un niño un martillo, le parecerá que todo lo que encuentra necesita un golpe”. En cualquier de sus formas nos estamos refiriendo a lo mismo, la conocida en psicología como ley del martillo que luego se etiquetara por lo fino como Observación de Baruch, en honor a Bernard Baruch de los Baruch de toda la vida. Seguir leyendo

Catarsis

Lo tan real, hoy lunes” (Jorge Guillén)

 Quién hubiera sospechado siquiera que en este comienzo de la primavera seríamos forzados a contemplar en primera línea (en vivo y en directo) la inauguración de este nuevo siglo, bien que con dos décadas de retraso, mediante el sencillo gesto de desviar la mirada del televisor y sus mundos de Yupi, estirar el cuello y asomar la molondra por nuestras ventanas con vistas directas a la realidad. Espectadores de una sobrevenida y desconcertante adversidad reconvertidos a su vez en sus desconcertados protagonistas o, por mejor decir, coprotagonistas condenados a contemplar la escena sin movernos de los asientos, disciplinadamente dispuestos a verlas venir. Seguir leyendo

Ciudadanismos

«Yo soy un ciudadano, no de Atenas o Grecia, sino del mundo” (Sócrates)

Aún siendo profundamente reacio a los sustantivos conformados a través de –ismos (sufijo que denota doctrina) entendería adecuado el empleo de ciudadanismo como neologismo que albergue el ideal (evitando elevarlo a ideología, entendida como idea fosilizada) del conjunto de ciudadanos que comparten-compartimos un profundo sentido de ciudadanía, miembros activos de la sociedad y titulares de derechos políticos y civiles, sometidos a las leyes. Una definición del término que entiendo claramente diferenciada de aviesas interpretaciones ad hoc que últimamente se le vienen atribuyendo (a pesar de que el palabro no se encuentre registrado aún en el diccionario de la RAE) y que a continuación intentaré explicar. Seguir leyendo