Desfases

El aburrimiento da la capacidad para experimentar el presente” (Martin Heidegger)

 Recuerdo como si fuera ayer una anécdota, acontecida allá por los años 70, de esas que bien merecen ser elevadas a categoría. En una visita familiar de unos parientes más o menos lejanos, mi padre le inquiere a un medio primo suyo (con un cierto grado de deficiencia o minusvalía mental) por la razón que le lleva a lucir en la muñeca un reloj que no funciona. La respuesta que escuché en primera persona, y que aún guardo en la memoria, es digna de Petronio (el que fuera nombrado por Nerón consejero de estilo o árbitro de la elegancia): “No, no funciona, pero hace bonito”. Desde que Marcel Duchamp hubo estampado su firma sobre un mingitorio y lo re-significara como Fuente, no había conocido de cerca un ejemplo tan preclaro de iconoclasia y, por ende, de modernidad. Origen y ejemplo de ese ready-made –arte u objeto encontrado- de las vanguardias y antecesor, más que preludio o antecedente, del desfase posmoderno que hoy nos confunde. Seguir leyendo

Jardines

Hoy, diez de agosto, es el día en el que he comenzado a redactar este post con la intención de que fuera el primero de una anunciada segunda serie de microrrelatos, pero el tema ha rebasado en mucho mis expectativas y, ante la incapacidad de poder siquiera esbozarlo en poco más de cien palabras, ha pasado a convertirse en relato único. (El mono calvo)

Como a una invocación, a una llamada irresistible de las artes, acudo a la propuesta de danza contemporánea El jardín de las delicias (de la coreógrafa canadiense Marie Chouinard) que se escenifica en el teatro romano de Sagunto, basada en el tríptico del mismo nombre realizado por El Bosco (Jheronimus Bosch) hace poco más de 500 años. Teatro, cuadro y espectáculo (historia, arquitectura, pintura y danza) nada menos, unidos con un mismo fin estético y, por lo tanto ético, a la manera wittgensteiniana (La obra de arte-estética es el objeto visto sub specie aeternitatis y la buena vida-ética es el mundo visto sub specie aeternitatis. No otra cosa es la conexión entre arte-estética y ética) esa spinoziana perspectiva eterna, intemporal, que provoca en mí un impulso irreprimible. Desde el centro histórico de la ciudad subimos por la empinada calle Castillo, en cuyas balconadas cuelgan telas de buen tamaño pintadas con alegres motivos florales que vivifican el espacio, cenamos en uno de los numerosos restaurantes que allí se concentran y así, con el espíritu dispuesto, nos encaminamos al teatro. Seguir leyendo