Sexo

«Somos el sexo y muy poco más» (Anónimo)

Más que al sexo en sí (simple anécdota del dimorfismo sexual-genital) me quiero referir aquí a eso que antes se llamaba la cosa sexual, en acertada expresión a la vez ecuménica e irónica que el subconsciente colectivo lo concernía a cualesquiera de las estrellas, planetas, polvo cósmico, materia o energía oscura que permaneciese en el área de influencia de la constelación Sexo. Un suponer, te encontrabas con el compañero de la residencia universitaria y, al poco del saludo, ya cabía establecer una charla de este tenor: ¿qué, y tu cómo llevas la cosa sexual? a lo que, ante tamaña pregunta de sideral magnitud, la conversación lo mismo podía derivar en apreciaciones relativas al último ligue de discoteca, en algún comentario machista más o menos falocrático o bien, girar hacia una confesión íntima sobre ciertos aspectos idílicos desvelados en la última carta a la novia del pueblo. Eran unos tiempos en los que la mayoría de nosotros “vivía amancebado con su mano” (Quevedo), pero de eso no se hablaba.

Seguir leyendo

Identidades

La cultura es el ejercicio profundo de la identidad” (Julio Cortázar)

Hace unos días me hicieron o -por mejor decir- lo intentaron, una de esas encuestas telefónicas de opinión (ese decisivo instrumento al que recurren todos los que entienden la democracia como una forma –un abuso, según Borges- de la estadística) sobre los sentimientos identitarios concitados en función exclusiva del lugar de nacimiento o, llegado el caso, el de la residencia habitual. La entrevistadora me conminaba a que le revelase el grado comparativo (más-igual-menos) de pertenencia que sentía hacia mi pueblo (representado para el caso en la Autonomía) en relación con el de la nación (del Estado, según la susodicha), así, a palo seco y sin mayores adornos. Sospecho que la contestación que en aquél momento improvisé no encontrara acomodo apropiado en las casillas de su modelo de cuestionario, mas aprovecho la circunstancia para abrir una reflexión sobre la Identidad, ésta sí con mayúscula que, al tiempo, pueda servir a la consultora como respuesta por elevación a su fallido sondeo.

Seguir leyendo