Enamoramientos

«Que el amor es lo eterno y no lo amado» (Luis Cernuda, en Vereda del cuco del poemario Como quien espera el alba)

Verso que da sentido a la pieza de orfebrería literaria «Cuerpos sucesivos» (Manuel Vicent, Alfaguara 2003) que el propio autor resume como la historia de un hombre que se debatía entre la melancolía del fin de la seducción y la necesidad de medirse a sí mismo como un héroe para rescatar de la destrucción a una mujer con el arma de las palabras, de los viajes imaginarios, de los sueños imposibles al alcance de la mano. A través del cuerpo de esta mujer el amante derruido se encontraría resucitando en otro cuerpo. Y añade: Nada que no suceda todos los días. Seguir leyendo

Deseos

El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos” (Pitágoras, siglo VI a.C.)

Para establecer un marco a esta serie de reflexiones, propongo en convenir para la ocasión esta sencilla metáfora culinaria: el estado mental de cada uno es la sopa que el cerebro cocina con los ingredientes de sus actitudes (deseos, creencias, juicios e intenciones) y de sus experiencias conscientes (emociones, imágenes y resto de vivencias sensoriales). Teniendo en cuenta que los cerebros son tan variados y variables como los paladares, el que ese caldo resulte apetecible va a depender de la calidad de esos ingredientes y de la mano (del estado de ánimo) del cocinero. Tú mismo. Seguir leyendo

Credos

«Creer es más fácil que pensar, por eso hay más creyentes» (Albert Einstein)

Creer es un verbo que, por excesivo, siempre me ha costado conjugar. En lugar de vivir en base a creencias, entiendo más adecuado transitar a través de convicciones apoyadas en conocimientos propios y ajenos o, al menos, en razonables indicios.                                 Cuando embarco en un vuelo, albergo fundadas esperanzas en que el avión se sustente respetando el efecto Venturi. Por el contrario, ante la posibilidad de un accidente aéreo, no llego a pensar que el individuo sobreviva a su muerte corporal. Seguir leyendo